• Colección de Esther Noriega
  • Desfile de Esther Noriega
  • Diseño de Ladybug
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week
  • Diseño de Esther Noriega - www.esthernoriega.es
  • Desfile de Esther Noriega en CYL Fashion Week
  • Amaya Arzuaga en Madrid Fashion Week
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week

1 Millón de visitas desde 2009

Cylfashion alcanza el millón de visitas

QUÉ ES CYLFASHION

Vídeo de presentación de CYLFASHION

Analizamos las canciones que suenan en tiendas como H&M, Zara o Primark

Escrito por EL PAIS el .

Las grandes cadenas de tiendas de ropa definen el modo en qué la mayoría de la gente viste hoy en día. No inventan nada, pero están atentas a las tendencias de las pasarelas y las democratizan para que todo el mundo se las pueda poner. ¿Qué vuelven las bomber? Bomber hasta en la sopa. ¿La pana es la protagonista este año? Pues toma invasión: en todas las prendas y de todos los colores.

Y mientras compramos ropa, escuchamos música. El universo de los gigantes de la moda tiene una identidad determinada, basada en una serie de estímulos: está lo que cuelga de las perchas y lo que se cuela en los oídos. ¿Tiene relación? ¿Hay una finalidad determinada? ¿Podemos decantarnos por una u otra marca en función de sus playlists? Hemos pasado una tarde por la Gran Vía madrileña y esto es lo que nos hemos encontrado.

 

Springfield. Antes de entrar, la ropa juvenil pero formal de esta cadena nos hace pensar que quizá nos encontremos, si vienen bien dadas, con un hilo musical con Fleet Foxes o Bonnie Prince Billy. Pero, en su lugar, nos encontramos con el pop sintético y elegante de Jessie Ware. Suena Your Domino, una canción perfecta para curiosear entre camisas de rebajas. Pop de calidad que da paso a uno de los trallazos del año, Be Mine, de Ofenbach, el dúo francés que hace house simplón para todos los públicos.

 

Zara. ¿Sueña Amancio con electrónica de vanguardia? ¿O es más de Maluma y Luis Fonsi? Pues ni una cosa ni otra. En medio de una tienda abarrotada, shazameamos Snap my Fingers, de la norteamericana Bridgit Mendler, que quizá pegaría más en una Disney Store. Esperamos pacientes a ver si la cosa mejora. No lo hace: lo siguiente en sonar es Time Won’t Wait del dúo moscovita Filatov & Karas. Cerramos los ojos y no podemos evitar imaginarnos a Putin bailando en bañador en un chill out de Ibiza. Eso es este tema.

 

Mango. ¡Woooow! Para escuchar la música que ponen en Mango ni siquiera hay que entrar. En el umbral ya te recibe a todo volumen. Y lo hace a lo grande, con uno de esos temas que comprimen, como si fuera un zip, todo lo que es pura tendencia para servírselo al oyente medio. I’m The One de Dj Khaled con Justin Bieber, Quavo de Migos, Chance the Rapper y Lil’ Wayne. Podría ser maravilloso, pero se queda en un tema pegadizo y ya. La siguiente elección lo empeora todo, Lovin’ You del productor británico Coldabank es un peñazo supuestamente veraniego que incita a huir. Lo antes posible.

Las entretelas de la moda llegan a la televisión

Escrito por EL PAIS el .

“No es un programa de moda, es un programa sobre el oficio”, aclara el veterano diseñador Lorenzo Caprile, uno de los miembros del jurado de Maestros de la Costura, el nuevo talent show que se estrenará en febrero en Televisión Española. “En él se muestra todo lo que hay detrás, eso que nunca está bajo los focos y que no es mediático. Lo mediático es la pasarela, los desfiles, los fotógrafos… no las personas cosiendo en un taller. Pero sin ellas la moda no existiría”, prosigue el Caprile, que enfatiza sobre la necesidad de que se ponga en valor el desconocido proceso que implica la creación de una prenda. “Los vestidos no crecen en los árboles. Me parece muy bonito que se entienda todo el esfuerzo que hay y lo complicado que resulta que una prenda sea buena, bonita y siente bien”.

Un grupo de concursantes se someterá cada semana a varias pruebas para demostrar sus habilidades frente al dictamen de un selecto jurado compuesto, además de por Caprile, por la diseñadora valenciana María Escoté y por el emergente e internacional Alejandro Palomo. “El primero con el que contacté fue con Caprile. El programa tiene un componente muy importante en el arte de la costura, más que en diseño, y él tiene probada experiencia en esto. La creación de un vestido es muy exigente, y por eso queríamos un jurado que fuera riguroso, que tuviera credibilidad y con sobrada experiencia”, explica Macarena Rey, productora ejecutiva de Maestros de la Costura y consejera delegada de Shine Iberia, la misma productora responsable del exitoso formato MasterChef.

Lagerfeld, el mejor padrino de Kaia Gerber

Escrito por EL PAIS el .

Hoy no basta con ser modelo, parece que también hay que tener millones de seguidores en las redes sociales. Además de desfilar, hay que conseguir firmar suculentos contratos con las firmas más importantes de la industria. Y, si se puede, demostrar que no solo se es una cara bonita con medidas de infarto, sino también alguien con inquietudes creativas con quien las marcas quieran lanzar colecciones de ropa. A la cabeza de esta carrera está Gigi Hadid, que ya ha realizado tres líneas (hay una cuarta en marcha) con Tommy Hilfiger, diseñado gafas, joyas o su línea de maquillaje con Maybelline. Y ahora Kaia Gerber, con solo 16 años y tres meses después de debutar en las semanas de la moda (y desfilar del tirón para 18 marcas), sigue sus pasos fuera de las pasarelas con un padrino de excepción: Karl Lagerfeld.

La hija de la ex top model Cindy Crawford diseñará una colección exclusiva para la marca del diseñador alemán en la que es su primera gran colaboración en la industria de la moda. El próximo mes de septiembre llegará a las tiendas una línea de ropa y accesorios (desde calzado a gafas de sol y joyas) que han definido como la unión de la visión del chic parisino de Lagerfeld y el estilo casual de la costa oeste estadounidense de la joven modelo.

El llamado káiser de la moda ya demostró su predilección por ella cuando el pasado octubre la modelo abrió el desfile en la Semana de la Moda de París de la colección para la próxima primavera de Chanel diseñada por Lagerfeld. “Cuando Karl nos contó su idea de colaborar con Kaia, nos emocionamos todos con el increíble potencial y el poder de unir sus dos mundos”, aseguró tras el anuncio Pier Paolo Righi, jefe ejecutivo de la marca Karl Lagerfeld, al medio especializado WWD. “Fue emocionante ver su clara visión, pasión y compromiso, y la colección inspirará a muchas mujeres jóvenes”, añadió de los meses que han trabajado en la colección entre Los Ángeles y París.

Convertida en una it girl seguida por 2,7 millones de personas en su cuenta de Instagram y perseguida por los paparazis, con sus fotos en las redes y sus elecciones estilísticas en su día a día puede entreverse una idea de las prendas clave de la que será su primera incursión en el mundo del diseño. Los vaqueros, los crop tops, las cazadoras de cuero y las gafas de sol con aires futuristas son una de las constantes de Kaia Gerber, a quien el propio Lagerfeld ha calificado en el anuncio de su unión como “la modelo más buscada”.

Kaia Gerber, en el desfile de Chanel en París el pasado mes de octubre.
Kaia Gerber, en el desfile de Chanel en París el pasado mes de octubre. 
 

Sexo y moda, una mezcla peligrosa

Escrito por EL PAIS el .

“Tienes el poder en tus manos y, sí, eso es semejante a estar en erección permanente”. Como explicación a las denunciables conductas masculinas que copan los titulares de los últimos tiempos, la de Nobuyoshi Araki (Tokio, 1940) podría considerarse de manual. Se la daba a este periodista el propio fotógrafo japonés en 2012, a propósito de su conocida relación con las modelos que retrata. “Cada chica que fotografío piensa que después puede seguir teniendo sexo conmigo”, continuaba el artista. Célebre por experimentar en sus mujeres el arte fetichista del kinbaku—bondage a la nipona—, al que incluso Lady Gaga se sometió cuando quiso ser inmortalizada por él para el ejemplar de septiembre de 2011 de Vogue Hommes Japan, el fotógrafo que aseguró que la cámara era “una extensión de mi pene” nunca había sido cuestionado. Hasta que, el pasado octubre, un post firmado por una joven artista llamada Kaori Yuzawa comenzó a circular por Facebook: “Cuando tenía 19 años trabajé para Nobuyoshi Araki, el famoso fotógrafo. Fue entonces cuando sufrí abusos sexuales por su parte. No fue una violación, pero sí una experiencia horrible. Como resultado del daño que me hizo, necesité tratamiento psiquiátrico. Si hubiera tenido dinero y energía, lo hubiera denunciado entonces. (...) Sé que hay otras víctimas de sus abusos. Por eso he querido dar a conocer mi historia, que es real”.

Que se sepa, hasta la fecha ningún medio se había hecho cargo del relato denuncia de Yuzawa, quizá por desconocimiento (el comentario traducido del japonés al inglés parece ser reciente). Quizá porque el genio del casi octogenario fotógrafo —que entre 2012 y 2016 ha firmado las campañas de firmas de moda tan dispares como Bottega Veneta, Supreme o la óptica catalana Etnia Barcelona— haya vuelto a ponderarse por encima de su terrible reputación. Un 'corramos un tupido velo' en aras del arte al que la industria del lujo ha resultado ser más dada de lo deseado.

Terry Richardson, Bruce Weber y Mario Testino.
Terry Richardson, Bruce Weber y Mario Testino. 
 

París solo quiere que vistamos mejor

Escrito por EL PAIS el .

Desde fuera los desfiles de París parecen una macedonia imposible, poblada de personajes improbables, que cambia arbitrariamente cada temporada. Pero en realidad es un paisaje de marcas pioneras en cambiar las proporciones y la silueta de la ropa que todos llevamos, y que van construyendo sus señas de identidad a base de prendas clave que van evolucionando cada seis meses. Es decir, de cosas que realmente se venden porque la gente las compra. Lo curioso (¿lo malo?), y lo que habría que estudiar, es por qué tan poco de todo eso se ve en nuestras calles, y por qué tarda tanto en llegar.

Lemaire da un paso más en su definición de una elegancia alternativa a los clásicos ingleses o italianos: ropa holgada, en colores delicados y sin logos a la vista.
Lemaire da un paso más en su definición de una elegancia alternativa a los clásicos ingleses o italianos: ropa holgada, en colores delicados y sin logos a la vista. Gerard Estadella