Alba Hueso

Escrito por Rubén Fernández el .

Alba Hueso

Alba Hueso

Claudia Gil

Escrito por Rubén Fernández el .

Claudia Gil

 

Claudia Gil

Maite Romero

Escrito por Rubén Fernández el .

Maite Romero

Maite Romero

El bolso más caro del mundo cuesta 270.000 euros

el .

El bolso Birkin, de la firma francesa Hèrmes, es uno de los más deseados de la historia de la moda y, desde este lunes, el más caro. Nada más y nada menos que 270.000 euros es la cantidad que ha pagado un coleccionador asiático anónimo en una subasta en la casa Christie's por un modelo hecho con piel de cocodrilo del Himalaya y con incrustaciones de diamante.

La puja ha batido el récord de los accesorios de moda más caros vendidos en el mundo. El precedente era otro Birkin, de color fucsia, por el que pagaron 202.000 euros el pasado año en Hong Kong. El famoso bolso, por el que hay lista de espera, se creó por la marca francesa en 1984. Está fabricado a mano por una sola persona y requiere entre 18 y 24 horas de trabajo.

Este bolso de cocodrilo del Himalaya es, según Christie's, "el más raro y el más buscado". Está hecho a mano, tiene incrustaciones de diamante y la hebilla y el grabado de la marca están realizadas en oro blanco de 18 quilates. El complemento vendido, llamado Birkin en honor de la icónica actriz Jane Birkin, se fabricó en 2008. Aunque es precisamente el bolso Birkin de cocodrilo del que reniega la intérprete, quien el pasado julio pidió a la marca que rebautice el accesorio hasta que se empleen “mejores prácticas para fabricarlo”.

El próximo miércoles está prevista la subasta de otro Birkin de piel de cocodrilo, pero más pequeño que el vendido el pasado lunes, con un precio de salida de 174.000 euros. Estas pujas están enmarcadas en la celebración del 30º aniversario de la casa británica Christie's, y con la intención de implementar su presencia en el mercado asiático.  

La Escuela Superior de Arte de Burgos celebra el "Fashion Revolution Day"

Escrito por Rubén Fernández el .

El próximo 24 de abril se celebra el Fashion Revolution Day. Esta campaña, fundada en el Reino Unido por Carry Somers y Orsola de Castro, surge tras el terrible accidente del derrumbamiento del edificio Rana Plaza, en Dhacca, capital de Bangladesh, el 24 de abril de 2013, en el que murieron 1.133 trabajadores de la industria textil. En esta tercera convocatoria, se han unido más de 80 países de todo el mundo para rememorar este día y volverse revolucionarios pacíficos, con la intención de animar a crear entre todos una industria textil limpia donde la creatividad, la calidad, el medio ambiente y las personas son valoradas por igual.

Fashion Revolution Day

Enma Sancho y Cristina PalaciosDurante la semana del 18 al 24 de abril habrá diferentes eventos en toda España y la Escuela de Arte de Burgos se ha sumado a la Revolución de la Moda con actividades que se desarrollaran hasta mediados de mayo. Una de ellas fue la presentación ayer de varios proyectos relacionados con la moda sostenible. Por ejemplo, el de la diseñadora burgalesa Enma Sancho, que creó la marca enma.inlovewitheco con su proyecto fin de grado. "Son prendas con tejidos ecológicos, desmontables y reversibles; ropa versátil que puedes combinar para ir arreglada o deportiva", señala la  creadora.

También habló de su proyecto Cristina Palacios, burgalesa fundadora de la plataforma para la visibilidad de marcas sostenibles FairChanges. En esta plataforma hay "300 iniciativas con más de 2.300 soluciones responsables con el medio ambiente y sin esclavitud en el trabajo infantil. Relacionados con la moda habrá un 10%. De momento son iniciativas nacionales, pero este año queremos internacionalizarnos", apunta.

Desde la Escuela también se preguntan quién está detrás de tu ropa, no sólo desde los estudios, sino también con iniciativas como ésta. Según Enma Sancho "Pedimos a la gente que participe dando la vuelta a sus prendas, mostrando las etiquetas e interrogando a las marcas con el cartel ¿Quién hizo mi ropa?. Que lo suban a las redes sociales y lo difundan"

En este sentido, la profesora Sara González cree que "la ética y la sostenibilidad tienen que estar integradas en la moda. No sólo dentro de la responsabilidad social corporativa, sino de una forma real. Eso es lo que también fomentamos desde los estudios", concluye.