• Colección de Esther Noriega
  • Desfile de Esther Noriega
  • Diseño de Ladybug
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week
  • Diseño de Esther Noriega - www.esthernoriega.es
  • Desfile de Esther Noriega en CYL Fashion Week
  • Amaya Arzuaga en Madrid Fashion Week
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week

1 Millón de visitas desde 2009

Cylfashion alcanza el millón de visitas

QUÉ ES CYLFASHION

Vídeo de presentación de CYLFASHION

Tory Burch lanza su campaña Embrace Ambition

el .


Tory Burch tras su desfile del pasado febrero en la Semana de la Moda de Nueva York.Tory Burch ha lanzado su campaña Embrace Ambition con intención de hacer a la mujer menos pudorosa ante su voluntad de alcanzar sus metas laborales simplemente trabajando duro, tal como a ella le enseñaron, sin distinción de género, en su casa de Pensilvania. Una campaña acorde con su fundación, creada en 2009, para apoyar a las emprendedoras y que se presenta en vísperas del Día Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo. Y para ello, la diseñadora ha encontrado espléndidas compañeras de viaje, como las actrices Julianne Moore, Gwyneth Paltrow, Jamie Lee Curtis, Reese Witherspoon o la editora de Vogue Anna Wintour, que se han convertido en sus modelos.

Según la Real Academia de la Lengua, la ambición es “el deseo ardiente de conseguir algo, especialmente poder, riquezas, dignidades o fama” y según el diccionario de Oxford, que quizá es el más cercano a la diseñadora estadounidense Tory Burch, la ambición es simplemente “el fuerte deseo de conseguir algo”. Pero, en algún momento, incluso en una sociedad que presume de meritocracia como la neoyorquina, la ambición se envió al cajón del arribismo, la avaricia y las malas artes. Y, en el caso del universo femenino, se unió a esas armas de mujer con doble o triple filo para sus propias portadoras.

 

La de Tory Burch ha sido una carrera de crecimiento progresivo. Cumple este 2017 50 años y puede mirar atrás y ver cómo su marca, creada en 2004, ha seguido los pasos con paciencia y solidez. Pero una vez alcanzado el éxito, había algo que le molestaba, más aún cuando dos años después de empezar su aventura empresarial su matrimonio se terminó. Se dio cuenta de que ponía demasiados atenuantes a sus expresiones y peticiones, cargadas de culpa. Aunque no les dejaba a sus empleadas utilizar coletillas como “yo creo que” o “es una especie de” sino hablar sin paliativos, ella misma sufría de este mismo síndrome. “Yo también lo hago, soy culpable de todo eso”, explicó al New York Times con el lanzamiento de esta campaña.