• Colección de Esther Noriega
  • Desfile de Esther Noriega
  • Diseño de Ladybug
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week
  • Diseño de Esther Noriega - www.esthernoriega.es
  • Desfile de Esther Noriega en CYL Fashion Week
  • Amaya Arzuaga en Madrid Fashion Week
  • CYLFASHION en X Valencia Fashion Week
  • CYLFASHION en XI Valencia Fashion Week

1 Millón de visitas desde 2009

Cylfashion alcanza el millón de visitas

QUÉ ES CYLFASHION

Vídeo de presentación de CYLFASHION

Madrid, capital del shopping

el .

Madrid es la capital del shopping y por eso apenas hay locales disponibles -menos del 3%- en sus principales ejes comerciales. La calle Serrano se ha convertido en el caramelo preferido por las tiendas de moda. Es la nueva calle premium de la capital, tras las obras de remodelación.

La calle ha sufrido una transformación extraordinaria desde el año 2014, que se ha traducido en 25 aperturas y unos bajos niveles de disponibilidad, que han subido las rentas a 220 euros por metro cuadrado y mes. Esto supone un incremento del 21% en los precios de arrendamiento respecto de 2014, según recoge el informe de elaborado BNP Paribas Real Estate. A finales del pasado año, eran 39 los locales disponibles, un 9% del total (en 2012 se encontraban cerrados un 7,7%). El año 2015 cerrará con una tasa de vacío del 7,2% (31 locales). La mayoría se sitúan en el lado impar.

La mejora de la situación económica y coyuntural ha beneficiado a la calle Serrano, convirtiéndose en destino deseado para las grandes marcas. Prueba de ello fue la reubicación de Zara en 2013 y Massimo Dutti, la apertura de Louis Vuitton en el 66 y la reubicación de Montblanc. Versace reinauguró su tienda, tras el cierre en 2005, y ahora comparte acera con Longchamp, Michael Kors, Loewe y Gucci. Y la apertura reciente de El Corte Inglés, dedicado exclusivamente a moda masculina.

Preciados, la más visitada

No obstante, el eje más caro de la capital sigue siendo Preciados, en su tramo desde la Puerta de Sol hasta la Plaza de Callao, donde la renta media es de 257 euros por metro cuadrado y mes, un 5% más que un año antes, el mayor de los últimos cinco años. Es la arteria más transitada de la capital y desde el pasado 1 de octubre no hay locales disponibles para nuevos negocios. En 2014 solo había uno, dos en 2013 y durante los años de crisis (2001-2012) apenas eran 10 los locales en alquiler.

“La alta afluencia la convierte en favorita para aquellos operadores de moda y complementos que aún no tienen presencia en el mercado español. Incluso para aquellos que ya contaban con presencia, han buscado su reubicación en Preciados. Foot Locker pasó del número 17 al 6, donde hasta hace unos meses ocupaba H&M la totalidad de la superficie comercial y Pandora se estrenó hace unas semanas en el número 24”, explica el informe de BNP Paribas Real Estate.

El corazón de la Milla de Oro

Si hablamos de lujo hay que dirigirse a la calle José Ortega y Gasset, un referente consolidado para las marcas más exclusivas, en concreto para 47 locales comerciales. Sin embargo, este eje ubicado en el barrio de Salamanca tiene una tasa de disponibilidad alta, del 6%, es decir, existen un total de 14 locales vacíos. En 2015 las rentas se han situado alrededor de 185 euros por metro cuadrado y mes. El incremento ha sido de aproximadamente de un 13% respecto al 2014. Este año, la firma Brunello Cucinelli adquirió el número 14, donde Channel tenía su tienda y showroom, que a su vez se trasladó a la esquina con Lagasca (portal número 16). También destaca la entrada de Bulgari en el número 17, esquina con Claudio Coello.

Gran Vía: buques insignia de la moda

Uno de los principales ejes comerciales de España es la calle Gran Vía, “el puerto de entrada de los flagship store de las marcas de moda a Madrid y al país. Las firmas de moda son predominantes en el tramo desde Plaza de Callao hasta la Red de San Luis o calle Fuencarral, ya que se trata del tramo más comercial de toda la calle y el más demandado tanto por operadores como por inversores”, indica el estudio de BNP Paribas Real Estate.

La cadena irlandesa Primark ha sido la protagonista en este año 2015 con su primer flagship o buque insignia en España. Ocupa casi 15.000 metros cuadrados en el numero 32. Con más de 15 nuevos comercios inaugurados este año, la Gran Vía ha revitalizado su oferta y también sus rentas. Las rentas de un local tipo de 150 metros oscilan alrededor de 200 euros por metro cuadrado y mes, un 10% más que hace un año.

La tienda oficial del Real Madrid, abrió la veda en 2013. Después, llegaron las aperturas del grupo Inditex que ofrece toda su gama de moda: Zara, Stradivarius, Bershka y Lefties. Estas marcas se enfrentan a la reciente competencia de H&M, Sfera, Mango y Tous. En el número 19 está prevista la apertura de la marca Adidas.

Animación en Goya

Goya es una de las calles principales del mercado inmobiliario madrileño y también una de las más transitadas y animadas. “No se distingue una concentración comercial por tramos, pero sí una diferenciación entre las dos aceras. En la acera impar, se observa más actividad comercial, que va acompañada de una mayor afluencia de peatones, lo que provoca que los grandes operadores textiles tengan mucho interés en ubicarse en este costado. En la acera par la oferta se concentra en restauración y servicios”, señalan en BNP Paribas Real Estate.

Las aperturas de Mango, Okeysi y Platea (espacio gastronómico) junto con Primor y 18th October, han sido las principales operaciones que se han llevado a cabo en esta calle en 2015. La tasa de disponibilidad se sitúa en apenas un 3%, lo que ha repercutido en el crecimiento de la renta media del 8% en 2015, hasta los 150 euros por metro cuadrado y mes.

Fuencarral no pasa de moda

No pierde interés la calle Fuencarral, que continúa siendo el centro de atención de grandes marcas de moda y complementos. La actividad incesante de este años han presionado los nuevos contratos de arrendamiento y al cierre de 2015 se estima un crecimiento de rentas del 15% anual. El alquiler medio es de 145 euros por metro y mes. Hay varias aperturas de calado: la americana Calvin Klein abrió en el número 18. Brandy Melville realizó su primera apertura en Madrid en el número 52; Ese o ese inauguró su local en el número 50; y L’Oreal apostó hace meses por el portal 59. La portuguesa Tiffosi abrió, con su marca Nyx, un segundo establecimiento y Mango He inauguró en el número 4. Otras aperturas han sido las de Primor (perfumería) y Urban Decay (Cosmética). BNP Paribas Real Estate observa una constante rotación que impulsa una dinámica demanda de locales en un eje con limitadísima disponibilidad y capacidad de expansión de oferta inmobiliaria.

La pasarela de París con tendencia a la extravagancia

el .

La editora de moda Giovanna Battaglia, en una calle de París durante la reciente semana de la moda de la capital francesa

 

El ‘street style’ se va a acabar

Hace ya años que hay más fotógrafos fuera que dentro de los desfiles. Su objetivo era captar a las invitadas más sofisticadas o excéntricas, pero ha terminado degenerando en un circo. Decenas de mujeres vestidas como árboles de Navidad acuden a los shows con el único objetivo de ser retratadas, ya que nunca llegan a entrar a las presentaciones. La locura por capturar sus looks es tal que esta semana una reportera fue atropellada mientras perseguía a las streetstylers. Por redundante (y muchas veces ridícula) empieza a aburrir a lectores y medios.

Dos de las modelos del desfile de Rick Owens

Con la polémica a cuestas

Si hay una foto que ha trascendido los medios especializados es la del desfile de Rick Owens. El estadounidense decidió colocar a mujeres sujetas por arneses sobre sus modelos. Como si se tratase de mochilas, las chicas pendían en un ejercicio de contorsionismo de la espalda y hasta el pecho de sus siamesas. “Las correas pueden estar relacionadas con la restricción, pero aquí solo sirven de apoyo y para mecer, como un acto de arrullo. Se convierten en lazos de amor”, explicaba el diseñador. Más allá de sus intenciones artísticas, existe un claro rédito marquetiano. Owens no es principiante en el arte de provocar: en su colección para el otoño/invierno 2015 los pantalones dejaban al descubierto las partes íntimas de sus modelos masculinos.

Plegarse a un nuevo estilo

Uno de los diseños plisados presentados por Stella McCartney

De cara a la próxima primavera, muchos diseñadores han recuperado la técnica del plisado. Stella McCartney  la propone en su variante bicolor y deportiva. Valentino la emplea en vestidos para combinar láminas de encaje con otras de piel. Karl Lagerfeld apuesta por su versión más vintage en faldas que recuerdan a las de las institutrices británicas de la II Guerra Mundial. Y Hedi Slimane remata con tableados su reinterpretación de la clásica chaqueta Bar, de Dior. Pero, como saben las mujeres voluptuosas, el plisado no es el mejor amigo de las curvas.

El caballo blanco sobre la pasarela de Jacquemus

El relevo, al rescate

La presión empresarial limita los excesos creativos de las grandes marcas y parece que solo los recién llegados pueden permitirse cierto riesgo. Entre los más alabados están el francés Simon Porte Jacquemus, ganador del último premio de la Fundación Louis Vuitton Möet Hennsy, que en su desfile subió a un caballo a la pasarela; y Demna Gvasalia, fundador de Vetements y nombrado esta semana director creativo de Balenciaga. El alemán mostró una colección de aire grunge y en la que se dejaba notar sus años a la órdenes de Martin Margiela.

Una de las propuestas presentadas por la firma Nina Ricci

 

Los noventa ya están aquí

Los visionarios de la moda llevan años asegurando que los noventa han regresado (estéticamente) para quedarse. Cada temporada va a ser la definitiva. Pero el revival no termina de cuajar. Ahora, Guillaume Henry, director creativo de Nina Ricci, y, en menor medida, J. W. Anderson, de Loewe, han puesto su grano de arena para perpetuar esta profecía. Henry emplea siluetas minimalistas en minifaldas rectas y tops de cuello trapezoidal, mientras Anderson las aplica a sus vestidos de piel. Celine, Kenzo y Saint Laurent, con sus vestidos negros y vaporosos, también contribuyen al retorno de esta tendencia.

Montaña de flores artificial creada por Dior en un patio del Louvre para presentar su colección para la próxima temporada

Cuando el lujo es exceso

Una forma de demostrar la grandeza de una casa de moda es a través de su colección y otra, mediante la puesta en escena que la rodea. A veces, las menos, se dan ambos fenómenos a la vez. En París, los montajes de Dior y Chanel compiten siempre en espectacularidad. La primera construyó una montaña artificial cubierta de flores en un patio del Louvre. La segunda, convirtió su pasarela en un aeropuerto con sus mostradores de facturación y sus pantallas informativas.

El aeropuerto de Chanel

Evolución en los desfiles de moda

el .

Modelos desfilando en la pasarelaEn el universo fashion estos días reina el frenesí. Es temporada de desfiles y hay que apresurarse. A ritmo delirante se cogen taxis, se escriben crónicas, se disparan fotografías, se transforma a obedientes cohortes de maniquís en el look perfecto que cientos de fotógrafos capturarán para que miles de medios de comunicación lo difundan a millones de espectadores globales y ¡a desfilar! Comienza el fashion show y nosotros ya formamos parte de él. Hemos interiorizado este ciclo incesante de exhibición y consumo, pero detengamos por un instante nuestra ansia de novedades. Rebobinemos.

Inicialmente, los diseños se lucían serenamente ante una clientela exclusivamente femenina en la privacidad de los salones de las maisons. En 1901 la maison Lucile se inspira en los espectáculos de los teatros parisinos y londinenses para convertir la moda en otra fábrica de sueños: instaló un escenario especialmente iluminado y música en vivo, desarrolló un eje temático para la colección, desterró las poses estáticas, bautizó los trajes con nombres sensuales, confundió mujer con prenda llamando modelo a la maniquí, destapó a las maniquíes: adiós a los maillots negros que cubrían la piel de las chicas, imprimió programas e invitó a los esposos de sus clientas. Un pequeño paso para una mujer, un salto de gigante para el márquetin de la industria de la moda.


La teatralidad de los nuevos desfiles inquietó al público de la época. Al igual que las ordenadas líneas de las coristas, las maniquíes mostraban una uniformidad repetitiva. La velocidad y exactitud de su marcha mecánica, el automatismo glacial de las sonrisas, el vacío expresivo y la despersonalización robótica de los estandarizados cuerpos-percha recordaba perturbadoramente a las autómatas. Encarnaban la estética de la modernidad: la velocidad, la producción racional, mecanizada e incesante del capitalismo industrial cuyo modelo era la cadena de ensamblaje de la fábrica de coches Ford. Vestidos para matar y de confección, las disciplinadas tropas de infantería marchaban al sacrificio de la I Guerra Mundial.

El polémico culo de Victoria’s Secret

el .

El uso del programa fotográfico Photoshop en revistas y anuncios ya está generalizado en el mundo de la moda. Pero un ligero retoque para ocultar granos o celulitis, no es comparable con los estropicios que las marcas de moda y publicaciones hacen de vez en cuando. La última firma en pasarse con la herramienta de borrado ha sido Victoria's Secret, la empresa californiana de ropa interior. Hace unos días publicó en su muro de Facebook la imagen de una modelo de espaldas promocionando unas bragas verdes, pero los usuarios de la red social enseguida se dieron cuenta del error: al ángel de Victoria's le faltaba el pliegue que hacen los glúteos sobre los muslos, es decir, que aparecía sin la nalga izquierda. 

La modelo no solo ha sufrido la amputación de su nalga izquierda, sino que sus piernas tienen una postura tan poco natural que invita a pensar que también han sido retocadas. Una usuaria, que afirma haber usado ropa interior de Victoria's Secret durante los 20 años que duró su servicio en las Fuerzas Aéreas estadounidenses —"por lo bien que quedaba bajo mi uniforme verde y su comodidad"—, se ha quejado en Facebook porque, dice, la lencería que vende la firma ha cambiado mucho desde que ella empezó a comprarla y "ha dejado de ser para mujeres reales". La cuenta de la firma ha respondido a este comentario con un link a su página web que muestra bragas de raso, diciendo que "aún puede seguir comprándolas". 

El error fotográfico ha generado una gran cantidad de bromas y ha sacado a relucir, como suele ser habitual en estos casos, el ingenio de los usuarios en las redes sociales. Uno de ellos ha compartido la fotografía "arreglada" en la que se ve a la modelo con nalgas y las piernas en su posición natural. Mucho mejor que el anuncio de Victoria's Secret. 

Algunos usuarios han sugerido a la marca de lencería que adopte la política de otras empresas como Aerie (también una firma de ropa interior) que hace tiempo decidió publicar imágenes de mujeres reales, sin retoques, en sus anuncios. Las ventas de Aerie se han multiplicado desde entonces.     

Una App para combinar tu ropa

el .

Imagen de la aplicación Chicismo en un terminal Android¿Quién no ha abierto alguna vez su armario repleto de ropa y ha pensado: "No sé qué ponerme hoy"? La respuesta a esta pregunta la tiene Chicisimo, una comunidad de street style que nació en 2010 y que estrena este miércoles su versión para Android —hasta ahora solo existía para iPhone—. "A través de la tecnología podemos conseguir que la gente salga a la calle con más seguridad", asegura Gabriel Aldamiz-Echevarría, experto en Internet y co-fundador de Chicisimo, junto a María Arenaza y un grupo de ingenieros amantes de la moda.
 
Chicismo para Android

Si el estreno de la aplicación en Android sigue los pasos del de iPhone hace un año, el éxito será rotundo; dos días después de su lanzamiento en la Apple Store, Chicisimo se convirtió en la app gratuita más descargada, por encima de otras tan populares como Whatsapp o Facebook, y actualmente tiene casi 580.000 descargas. "Es lo mismo que se hacía hace muchos años cuando te gustaba un look en una revista y lo arrancabas para guardarlo; todo lo que te llame la atención en Chicismo, se puede archivar en un álbum", explica Aldamiz-Echevarría sobre el funcionamiento de la comunidad virtual con etiqueta española. 

Chicisimo ha conseguido en estos cinco años de vida dar una vuelta al mundo de las tendencias, que suelen venir impuestas por los líderes de la moda, temporada tras temporada y con seis meses de antelación. Sencilla y práctica, cuenta con un buscador que permite introducir una combinación de prenda y color (por ejemplo, pantalones amarillos) y la aplicación muestra una serie de sugerencias de looks en forma de fotografías que han colgado otras usuarias y que encajan con esas preferencias. "El acierto es cómo funciona y que se trata de gente real, haciendo moda real", asegura su creador.